La Cibernews

El Real Betis levantó la Copa del Rey de la mano de el “Ingeniero” y de Claudio Bravo

Tras 120 minutos de juego, el cuadro de La Cartuja se impuso en los penales para ceñirse la tercera Corona del Rey, con la presencia de los chilenos que consiguieron por tercera vez el trofeo conseguido en los ya lejanas competencias de 1977 y 2005.

Y el partido no fue nada de fácil, porque el partido fue una verdadera guerra entre el Betis y el Valencia, al partido en que el equipo del chileno llegaba con más palmarés que su rival, pero que los valencianos no le harían fácil el juego desde el primer minuto, con pierna fuerte y fuerza.

Sin embargo, los sevillanos, a pesar de que tendrían que luchar todo el partido, sacaron la tarea adelante y soslayaron los problemas que se le vinieron encima en varios pasajes del partido.

A los 11’ se desató la locura cuando Héctor Bellerín arrancó hasta la línea de fondo y mandó un centro al área, para que Borja Iglesias metiera un cabezazo imposible para el arquero valenciano. 1-0.

El empate y los nervios

Los de Valencia no se amilanaron y continuaron su ataque, pero Claudio Bravo estuvo presto para despejar cualquier peligro, hasta que fue superado y se produjo la igualdad, a los 30 minutos, cuando Ilaix Kourouma le puso un pase milimétrico a Hugo Duro, que enfrentó a Bravo y lo superó, para marcar la igualdadque se metió al área y la picó ante la salida del arquero chileno para dejar todo 1-1.

Ya en el segundo tiempo, los sevillanos evidenciaron nerviosismo y le cedieron la iniciativa a los valencianos, que se fueron en busca del triunfo.

Pero Claudio Bravo demostró por qué aún juega en Europa, y por qué Manuel Pellegrini lo puso de titular en este transcendental juego, y lo demostró con dos atajadas que evitaron la caída de su equipo.

Tras eso, el Betis reaccionó y comenzó a acercarse a la valla del Valencia, y de ahí en más se fue con todo para buscar la tan, hasta ese momento, esquiva victoria, pero los goles no llegaron ni para uno ni para otro.

Tiempo extra sin daños

Con el tiempo de reglamento terminado, los del Betis no querían llegar a los penales, como tampoco los valencianos. Así las cosas, los del “Ingeniero” se fueron con todo en busca del gol para evitar los penales, y en el primer “extra” estuvieron a un tiro de conseguirlo.

El segundo tiempo extra corrió el mismo libreto, con un Betis buscando, y un Valencia a la espera de poder asestar un golpe de vuelta, y así llegaron a los 120 minutos sin desnivelar el marcador y ya con los dados lanzados por los penales. Aquí cualquiera podía ganar.

Definición de infarto

La tanda de penales comenzó aunque ambos elencos no lograban imponerse de los 12 pasos.

El “Capi” estuvo a punto de hacer historia, cuando adivinó el primer lanzamiento valenciano, al que llegó tarde por segundos. Y la paridad se mantenía.

En el cuarto tiro desde el punto penal, Yunus Musah, del Valencia,  remató a la portería defendida por Bravo en ese momento, pero la pelotita se fue volando para cualquier lado y le dejó en bandeja el título a los sevillanos.

Los tiros de Cristian Tello y Juan Miranda fueron una gran anécdota que les permitió sellar la victoria y la tercera Copa del Rey, de la mano de los chilenos.

La fiesta verdiblanca se desató y los chilenos festejaron desplegando juntos la bandera nacional, para mostrar al mundo que se consagraban -una vez más- lejos de su patria, pero felices.

https://twitter.com/willenvivohd/status/1518000111103754242
Exit mobile version